17
Feb
2020

Crítica: La Fanciulla del West en ABAO Ópera Bilbao dirigida por Josep Caballé Domenech

Fecha: 15-II-2020. Lugar: Palacio Euskalduna, Bilbao. Programa: La fanciulla del West, ópera en tres actos de Giacomo Puccini. Protagonistas: Oksana Dyka (Minnie), Marco Berti (Dick Johnson, alias Ramerrez), Claudio Sgura (Jack Race), Francisco Vas (Nick), Manel Esteve (Sonora), Paolo Battaglia (Ashby), Manuel de Diego (Trin), Isaac Galán (Sid), Carlos Daza (Bello), Jorge Rodríguez-Norton (Harry), Gerardo López (Joe), José Manuel Díaz (Happy), Fernando Latorre (Larkens), Cristian Díaz (Billy Jackrabbit / José Castro), Itxaro Mentxaka (Wowkle), David Lagares (Jake Wallace), Santiago Ibáñez (Postiglione). Coro: Ópera de Bilbao. Orquesta: Sinfónica de Euskadi. Director de escena: Hugo de Ana. Director musical y maestro concertador: Josep Caballé Domenech. Producción: ABAO Bilbao Ópera y Teatro San Carlo di Napoli.

La expresión de ‘poner una pica en Flandes’ se utiliza para indicar que se ha realizado algo muy complejo y además constituye todo un éxito. Pues bien, en esta ocasión, con la puesta en escena de la ópera pucciniana La fanciulla del West -raramente representada, salvo en USA- por parte de ABAO Ópera Bilbao se ha puesto una pica en el Artxanda, monte que abraza a la Villa de don Diego de Haro por el noreste. Bien puede ser considerado como un importante evento musical a nivel nacional.

«…..»

En el foso y ante semejante complejidad de partitura se estaba la batuta de Caballé Domenech que hizo una labor digna de todo elogio, domeñando a una importante formación orquestal, cual es la Sinfónica de Euskadi, a la que tuvo que embridar constantemente, sobre todo en la primera fase el acto I, para que el volumen que sale de abajo no fuera una muralla sónica de difícil traspaso para las voces. A partir de esos instantes todo discurrió, musicalmente hablando, con la precisión de un reloj suizo, dejando lucir las dinámicas, los buenos colores de las secciones y controlando en todo momento la complejidad que supone concertar tantas voces que interviene de seguido. No ha de olvidarse que en reducido número de compases son diez los solistas que cantan distintos textos. A todo eso – ¡casi nada! –  Caballé Domenech dio la respuesta cabal y exquisita.

Más información:

Crítica: La Fanciulla del West en Bilbao, una pica en el Artxada

Críticas en otros medios de comunicación:  

https://www.deia.eus/cultura/2020/02/20/lejano-oeste-bilbao/1019240.html

https://www.plateamagazine.com/opinion/8396-josep-caballe-domenech-dirige-la-fanciulla-del-west-de-puccini-en-abao

https://elpais.com/cultura/2020/02/16/actualidad/1581870674_725620.html